Saltar al contenido

Pregones más populares e imágenes de la Época colonial 25 de mayo 1810

Los pregones más populares de la época colonial siguen resonando hoy en día todos los 25 de mayo. Estos cantos coloridos que plagaban las ciudades coloniales argentinas en los años 1800 son hoy en día la atracción central de nuestros actos escolares. Los vendedores ambulantes de la época colonial, utilizabas estos gritos y cantos en voz alta para anunciar su mercadería o un asunto de interés. De esta manera, lograban atraer a los ciudadanos a consumir sus productos, tal como hoy en día hacen los anuncios televisivos o comerciales de radio. Los invitamos a conocer los pregones más populares de la Época colonial con imágenes de los mismos.

Pregones más populares de la Época colonial

Les dejamos aquí debajo los pregones más populares de la época colonia:

“Empanadas sabrosas 
para las buenas mozas. 
Empanadas calientes 
para todos los valientes.” – Empanadera—-
Aguita traigo del río 
generosacomo el pan, 
que hasta las penas de amores,
cantando sabe borrar – Aguatero
—-
Voy caminando al río 
para lavar su ropita, 
verá linda señora 
cómo queda blanquita. – Lavandera
—-
Yo tengo una linda vaca
que no me deja de dar
leche pura y nutritiva
que lo va a hacer engordar –  Lechero
—-
Pastelitos calientes
para los viejitos sin dientes – Pastelera
—-
Aquí vengo con mi antorcha
para encender su farol
la luz que pongo en su calle 
se parece a la del sol – Farolero
—-
Vendo las velitas
para alumbrar las casita
Vendo velas, velones
para alumbrar los salones – Vendedor de velas
—-
Vendo lechita blanquita
para tomar en tacita
leche recién ordeñada
para tomar de mañana. – Lechero
—-
Vendo plumero y escoba
para que limpie señora
plumero y plumerito
para limpiar mueblecitos – Escobero

Imágenes de Pregones populares del 25 de mayo 1810

Los pregones eran los versos que gritaban los vendedores ambulantes para ofrecer su mercadería en las calles de la época colonial. En aquel entonces era la única manera para que las personas prestaran atención a lo que cada uno de ellos vendía ya que no existían los negocios y supermercados como sucede hoy.

A la ropa, ropa lavo

del señor y de la amita

la mojo en agua del río

y la saco bien limpita.

Para tener la ropita de primera

désela a esta negrita

que es la mejor lavandera.

Leche recién ordeñada,

leche espumosa para usted

mi linda moza.

Vendo leche fresquita

para tomar en tacita,

leche recién ordeñada

para tomar a la mañana.

Mazamorra calentita

para llenar la pancita

mazamorra, la mejor

para el negrito gordinflón.

Mazamorra dorada

para la niña mimada,

mazamorra caliente

para la abuela sin dientes.

Escoba, escobillón

para limpiar el piso

del gran salón!

Plumeros y cepillos,

escobas y escobillones

para limpiar el piso

de salitas y salones.

La ropa me llevo al río

las manchas voy a fregar

para que limpias

y radiantes

las prendas

puedas entregar.

Empanadas bien sabrosas

para las buenas mozas.

Empanadas bien calientes

para todos los valientes.

Esta ropa de mi amita,

muy blanca la dejaré,

entre lavado y lavado.

Ojalá quiera Dios…que de algún

chisme, llegue a enterarme yo!

Voy caminando al río para lavar

su ropita verá, bella señora

como queda blanquita.

Soy el lechero

mucho madrugo

y vengo a todos

a despertar.

Traigo abundante

y rica leche

para que puedan

desayunar.

Aquí llega el escobero

que la quiere ayudar

mis escobas y plumeros

si que barren de verdad.

Escoberooooo!!!!!!

Velitas, velones

que alumbran tus salones.

Vendo velitas

que hacen tus noches claritas.

Vendo lechita blanquita

para tomar en casita

leche recién ordeñadita

para tomar de mañana.

Vendedores ambulantes de la Época colonial

Aquí les dejamos una lista de los vendedores ambulantes más importantes de la Época colonial:

El aguatero: Este vendedor ambulante iba todas las mañanas al rió a colectar agua en un barril que poníasobre una carreta, empujada por bueyes. Así llevaba el agua a la ciudad para venderla casa por casa. Toda la ciudad se abastecía de agua por intermedio de los aguateros, ya que a pesar de que muchas casas tenían pozos, el agua era bastante mala y sucia.

El lechero: Ellos traían todos los días desde las estancias o granjas que se encontraban a unas  millas de la ciudad. Era traída a caballo en tarros de barro o latón y repartida luego a los hogares.

El vendedor de velas: Dado que no existía la luz eléctrica, los vendedores de velas debían abastecer a la ciudad de las mismas para no quedarse a oscuras. Llevaban sobre el hombre un palo largo o caña, de cuyos extremos colgaban las velas.

Las lavanderas: Ellas llevaban la ropa a lavar al río para lavarla y luego la devolvían limpia a sus dueños.

Las empanaderas y pasteleras: Preparaban y vendían ricas empanadas y pasteles a lo largo de toda la ciudad.

El escobero: Llevaba consigo escobas y plumeros que ofrecía a lo largo de toda la ciudad.

¿Qué son los Pregones y quiénes eran los vendedores ambulantes?

Los pregones son cantos, gritos, frases o rimas que dicen los vendedores ambulantes para atraer al público a consumir su producto. Hoy en día, no es tan común escuchar pregones en las calles pero en Argentina en la época colonial eran muy comunes. Eran la estrategia que tenían los vendedores ambulantes de difundir sus productos.

En la colonia se podían escuchar a los vendedores ambulantes desde muy temprano. Ellos recorrían la ciudad ofreciendo sus productos: velas, escobas, leche, plumeros, aguas, etc. Además de ir y venir por las callecitas de tierra, por la mañana temprano se establecían en la Recova de la Plaza Mayor para vender. Cada vendedor tenia su propio pregón con el cual anunciaba su llegada.

El comercio ambulante estaba mayormente a cargo de la población de origen africano o mulatos que al ser esclavos eran obligados a trabajar y ofrecer toda la recaudación a sus amos.  En el caso de los libertos,  que podían tener tiempo libre  después de servirle el almuerzo al amo, podían ejercer alguna actividad callejera, de la cual debían darle la mitad al amo ya que, en calidad de liberto, éste “gastaba” dinero en albergarlo.